Blogger Template by Blogcrowds

SONETO LXXXII


Amor mío, al cerrar esta puerta nocturna

te pido, amor, un viaje por oscuro recinto:
cierra tus sueños, entra con tu cielo en mis ojos,
extiéndete en mi sangre como en un ancho río.

Adiós, adiós, cruel claridad que fue cayendo
en el saco de cada día del pasado,
adiós a cada rayo de reloj o naranja,
salud oh sombra, intermitente compañera!

En esta nave o agua o muerte o nueva vida,
una vez más unidos, dormidos, resurrectos,
somos el matrimonio de la noche en la sangre.

No sé quién vive o muere, quién reposa o despierta,
pero es tu corazón el que reparte
en mi pecho los dones de la aurora.

Pablo Neruda, 1959

1 comentários:

Neruda...es el mejor de todos!

24 de fevereiro de 2010 11:56  

Postagem mais recente Postagem mais antiga Página inicial